La fe como encuentro sanador-salvador

LA FE COMO ENCUENTRO SANADOR-SALVADOR

Los encuentros con Jesús son definitivamente sanadores y salvadores, teniendo en cuenta que en el lenguaje cristiano sanación y salvación suelen ser la traducción del mismo verbo griego SOTZ( sw,|zw ).

1. La fe que roba la salvación; Mc 5,25-34

El relato del milagro está dentro de otro relato de milagro, en el evangelio de Mc y Lc es la hija de Jairo (v. 22).

La mujer, impura, rompe las barreras religiosas y roba la sanación. Jesús no interviene, es ella que la toma.

Pero la intención del relato va más allá: ¿para qué sigue el relato si la curación ya está realizada? Si lo que la mujer había buscado ya lo había conseguido no tiene sentido el diálogo, la intervención de Jesús y la búsqueda que él hace de la mujer.

Nuevamente el verbo SOTZO aparece como el que indica el inicio y el final: la mujer buscaba sanarse-salvarse y Jesús le dice, con el mismo verbo: tu fe te ha sanado-salvado.

La mujer no podía irse simplemente con la sanación, porque Jesús quería ofrecerle la salvación.

Leer el resto de esta entrada »

La fe de hombres y mujeres de la Biblia; Jesús, hombre y modelo de fe

JESUS, maestro y modelo de la fe.

 (el presente trabajo es un simple indicador-borrador, que busca disparar un debate en el grupo. En el curso presencial se espera la lectura previa de este material)

¿Se puede hablar de la fe de Jesús? En tanto que es un hombre, sin dudas que ha vivido experiencias personales, y de entre estas obviamente la experiencia de Dios y la experiencia de la fe.

Eso no resiente la divinidad de Jesús. Pero es un tema de nuestra fe que no podemos desarrollar ahora.

Si, en cambio, podemos ver qué actitudes de Jesús pueden ser de algún modo modelo o camino de fe para nuestra vida cristiana.

Seguramente hay varias actitudes más que expresen cómo vivir la fe: Ver 1 Juan 2,6: “Quien dice que permanece en él, debe vivir como vivió él.

Pero veremos las siguientes, a modo de recorrido por algunas citas:

Leer el resto de esta entrada »

La fe de hombres y mujeres de la Biblia; Juan el bautista, fe y compromiso

JUAN EL BAUTISTA

Un hombre del cual se habla poco, y se sabe poco, y se dice poco.

No vamos a elaborar un trabajo sobre la vida de Juan el bautista, sino tomar algunos aspectos de su persona y que pueden servirnos para meditar sobre el tema de la fe.

No hay dudas de que hay cosas de la vida de Juan que nos impactan:

  • Su origen
  • viven en el desierto y tiene un forma de vida especial
  • bautiza en el Jordán
  • profetiza
  • muere como mártir

Leer el resto de esta entrada »

La fe de hombres y mujeres de la Biblia; María, mujer fiel

MARIA, mujer fiel

Para los creyentes María es modelo fe. Y podemos tomar algunosaspectos de la vida como relatan los evangelios.

En el evangelio de Lucas

  • La anunciación Lc 1,26-38
  • El Magnificat Lc 1,46-56
  •  (Lc 8,19-21)

En el evangelio de Juan

  • Bodas de Caná (Jn 2,1-11)
  • Al pie de la cruz (Jn 19,25-27)

Leer el resto de esta entrada »

La fe de hombres y mujeres de la Biblia; David, el rey

DAVID

Podemos considerar a David, como hombre de fe, desde varios aspectos:

  1. Enfrentarse a Goliat (1 Sam 17): el relato muestra que David pone su confianza en sus propias armas, que en definitiva son las que Dios ha puesto en sus manos (1 Sam 17,37.45). No usa las armas del poderoso, sino las que Dios puso en sus manos.
  2. La fiesta de entronización del arca en la ciudad de Jerusalén, en la cual David ofrece sacrificios (2 Sam 6)
  3. La pretensión de David de construir un Templo a Yavé (2 Sam 7) lo cual significa un modo de dominar o controlar a Yavé. La oración de David (2 Sam 7,18-29) expresa el sentimiento de reconocimiento de la grandeza de Dios por encima del rey. Observar el modo en que David se dirige a Yavé.
  4. Su poder desmedido, que lo llevó al asesinato de uno de sus generales, redimido por su búsqueda de perdón, reconociendo su pecado. El rey en este caso es capaz de aceptar la denuncia, reconocer su mal, aceptar el perdón de Dios.
  5. El rey que canta (2 Sam 22) hasta el final de su vida (2 Sam 23, 1-7)

David, en estos relatos, muestra que el rey tiene la gran tentación de sentirse que está por encima de toda ley, que su poder le da autoridad o lo capacita para hacer lo que quiera, pero a la vez, en formal constante, Dios le hace reconocer su pecado y su pequeñez.

Leer el resto de esta entrada »

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.720 seguidores